Por qué deberías viajar con tu familia anfitriona

Por qué deberías viajar con tu familia anfitriona

Hacer viajes con tu familia anfitriona os une más.

¿Es buena idea viajar con tu familia anfitriona? ¿Deberías acompañarles en vacaciones? ¿Acaso no sería agradable pasar un tiempo separados? ¿Cambiará la relación? ¿Funcionará todo el tiempo? ¿Podrás divertirte o les resultará extraño pasar tanto tiempo juntos? Estas son algunas de las preguntas que se hacen los au pairs cuando se les invita a unirse a sus familias anfitrionas en vacaciones. Hablando de mi experiencia au pair, ¡tengo algunas respuestas muy útiles!

Son muchas las cosas a considerar cuando alguien te consulta si deseas unirte a tu familia anfitriona en un viaje o en vacaciones familiares. En primer lugar, debes sentirte afortunado de que tu familia anfitriona te haya hecho esta pregunta porque, lamentablemente, no muchas au pairs tienen la oportunidad de unirse a sus familias anfitrionas. Recuerda: que no te pidan que vayas no significa que no les agrades, quizás esa sea la forma de vincularse como familia y una manera de que tengas un tiempo libre y solo en la casa.

 

Si eres uno de los afortunados que se une a su familia anfitriona para pasar unas vacaciones divertidas, ¡entonces deberías estar muy contento y entusiasmado! Igualmente, antes de decir que sí, siéntate con tu familia anfitriona y conversa sobre cómo será el viaje. ¿Se trata de un viaje de senderismo, unas vacaciones en la playa, un viaje para esquiar y, lo que es más importante, ¿cómo será la rutina de trabajo?

 

Toma la decisión una vez hayas resuelto todas estas cosas. Y si me permites dar un buen consejo, ¡di que sí! Ir de vacaciones con tu familia anfitriona puede dar un poco de miedo, pero cuando viajas con tu familia anfitriona puedes ver sus personalidades de una manera completamente diferente. Juntos crearéis recuerdos, creceréis y os uniréis más como familia.

 

“Viajar en compañía de los que amamos es un hogar en movimiento”. – Leigh Hunt

Mi experiencia personal

 

Mi maravillosa familia anfitriona me llevó de vacaciones cinco veces durante mi año au pair: dos veces a una isla, una vez en un viaje de esquí, una vez para una visita familiar y otra vez para montar a caballo en las montañas. Recuerdo haber pensado la primera vez: “¿Trabajaré todo el tiempo? ¿Tendré tiempo para relajarme?”, aunque también pensé: “¿Por qué no ir? ¡Veamos qué pasa!”, y me alegra mucho haberlo hecho. Mi primera experiencia positiva es lo que me inspiró a ir el resto de las vacaciones con ellos. También me aseguré de preguntarle a mi familia qué íbamos a hacer, porque sabía que si se trataba de algo que involucrara alturas no querría ir: temo las alturas. Mi madre anfitriona estuvo muy bien al contarme cómo sería la rutina de trabajo. Mis niños anfitriones eran mayores, por lo que no tendría que cuidarles tanto. No sentí que fuera un trabajo, más bien fueron unas vacaciones para mí. No me separé de mi familia anfitriona y ellos se aseguraron de incluirme en todas sus actividades. Incluso se aseguraron de que yo también pasara un gran momento, ¡y estoy eternamente agradecida por eso! Monté en mi propia moto de nieve, tuve mi propio instructor de esquí, mi propia tienda, mi propio cuarto y mucho más. Me divertí mucho y sé que me hubiera arrepentido el resto de mi vida de no haber ido con ellos. Cuando regresamos a casa teníamos tantas historias que contar y tantos recuerdos juntos que los guardaré para siempre.

No estoy completamente familiarizada con las reglas cuando viajo con familias anfitrionas, pero sí hay una pregunta que hago siempre: “¿Pago mi billete de avión en vacaciones familiares?” ¡La respuesta es no!. Si tu familia anfitriona quiere que vayas con ellos de vacaciones, pagarán por la mayoría de las cosas, por ejemplo por los cuartos del hotel, las actividades que quieren que hagas con ellos, los billetes de avión, etcétera. Sin embargo, ellos no pagarán las cosas que quieres hacer por tu cuenta, como ir de compras, hacer algo sin ellos, dulces, etcétera. Si no estás completamente seguro de las reglas, las encuentras escritas en los documentos que recibiste de Cultural Care.

 

Mi consejo

 

Hay cosas que debes recordar cuando vayas de vacaciones con tu familia anfitriona:

  • Prueba algo nuevo (un plato nuevo, una actividad nueva)
  • Haz muchas fotos
  • Disfruta cada momento compartido con tu familia anfitriona
  • Agradece a tu familia anfitriona la oportunidad, ¡varias veces!
  • Genera recuerdos
  • Compra recuerdos
  • Sabes que estás en buenas manos cuando viajas con tu familia anfitriona. ¡Ellos te cuidan como si fueras uno de sus hijos!
  • Recuerda que el viaje no tiene que ser grande para valer la pena. ¡Los viajes de fin de semana a otro estado o ciudad también valen la pena!
  • Aprovecha cada oportunidad: sólo sucede una vez en la vida
  • ¡Los recuerdos hechos en compañía duran toda la vida!
Hola, soy Malene, de Dinamarca. Fui au pair en Orlando, Florida, entre el 2016 y el 2017. Allí pasé el tiempo de mi vida. Tengo muchos recuerdos de mi año como au pair que atesoraré por el resto de mi vida. En la actualidad, estudio Comunicación de Negocios Internacionales en Dinamarca.
A line drawing of a gumball machine

¡Comparte tu historia!

Estamos buscando creadores de contenido que quieran compartir sus inolvidables experiencias en nuestro blog. Envíanos tu historia hoy ¡y enseña a los demás en qué consiste la vida de au pair!

Envíanos tu historia