• Historias
Publicado August 13, 2019

Amigos de por vida

Construyendo amistades duraderas como au pair.

Por Valisha Jutte

Quiero hablar sobre todos los amigos que he hecho aquí, porque ellos son una parte importante, una buena razón para que mi viaje sea el mejor posible. Justo después de la correspondencia con mi familia anfitriona, Cultural Care me puso en contacto con otras au pairs holandesas que partían el mismo día. Empecé a hablar con ellas ¡y pronto tuvimos un grupo de WhatsApp donde compartimos todos nuestros preparativos y emoción! Incluso me incluyeron en un grupo con au pairs de todo el mundo que partían el mismo día. Todos compartimos nuestras historias, así que nos conocíamos antes de llegar.

 

El día de mi vuelo, estaba muy nerviosa. Con las otras chicas holandesas acordamos reunirnos en el aeropuerto y atravesar el proceso juntas. Debo decir que estoy muy feliz de haberlo hecho: no hubiera podido hacerlo sin ellas. Me despedí de mi familia y amigos, y luego sólo fuimos las chicas y yo empezando nuestro increíble viaje juntas.

 

Vivir en esta casa también hizo que amara a la gata. Nunca me han gustado mucho los gatos, pero esta preciosura me conquistó. Ella es mayor y las dos nos queremos mucho. No importa dónde me siente, ella se acerca y se sienta conmigo. Siempre quiere que la acaricie y estar cerca de mí. Nunca pensé que podría suceder, pero sucedió y estoy feliz. ¡Hay tanto para contar! Tener y hacer amigos es, en mi opinión, una de las cosas más importantes de la vida. En el avión, tuve un pequeño ataque de pánico al darme cuenta de que estaría lejos de mi hogar mucho tiempo. Por suerte, las chicas estaban conmigo y sólo hablando y jugando con ellas me calmé.

 

La primera mañana en la Escuela de Entrenamiento nos reunimos con personas de todo el mundo con las que hablamos un largo rato. Poder finalmente abrazarnos y hablar fue una sensación increíble. En clase, y también después de clase, pasamos mucho tiempo juntos. Fuimos a Dunkin Donuts y a Target con nuestro grupo. Esas fueron algunas de las primeras experiencias americanas que tuve, ¡con personas geniales a mi alrededor! Nunca olvidaré mi tiempo en la Escuela de Entrenamiento, literalmente, ¡una de las mejores semanas que viví! El día que fuimos a la ciudad de Nueva York fue increíble. Vivir esta ciudad extraordinaria todos juntos por primera vez… simplemente no puedo describir el sentimiento. Puedes imaginar que, además de estar emocionados, todos sentimos algo de tristeza por transitar caminos separados al terminar la semana. Estoy feliz de estar en contacto con la mayoría de esas personas maravillosas y poder disfrutar escuchar todas las historias diferentes.

Amigos de por vida

Antes de llegar a la casa de mi familia anfitriona, mi LCC también me ingresó en un grupo con otros au pairs en mi zona. Es decir que ya conocía a algunas chicas allí y estaba muy entusiasmada por nuestro encuentro. Cuando finalmente llegué aquí, conocí a muchas de las chicas durante la primera semana y, honestamente, a partir de ese día me incluyeron en todo. ¡Hacemos muchas cosas divertidas juntas! Ellas me mostraron todos los lugares que debo conocer aquí. Vamos al cine, hacemos compras, preparamos cenas, miramos películas en casa, hacemos caminatas, tenemos noches de chicas, jugamos juegos y mucho más. Lo más importante: ¡Viajamos juntas! Sinceramente, esto es lo mejor. Me encanta viajar con mis amigas. Vemos y vivimos muchas cosas juntas. Sobre todo, es la sensación que tienes cuando ves y exploras un lugar nuevo y puedes compartirlo con tus amigos.

 

Incluso cuando viajo sola, siempre me reúno con otras personas para explorar el lugar. Sé que nadie puede quitarme eso, siempre lo tendré conmigo. Algo que también es sorprendente es que todos vienen de diferentes partes del mundo. Literalmente, ¡tengo amigos de todo el mundo! Es divertido comparar idiomas, o cultura alimentaria, estilos de vida, etc. Y sé que después de que termine esta experiencia au pair estaré en contacto con ellos, porque realmente son de las mejores personas en mi vida. Nos visitaremos y nos mostraremos nuestras ciudades natales unos a otros, de hecho, ¡ya hicimos planes!

 

Es bueno tener a estas personas aquí conmigo. ¡También tengo a mis niños anfitriones, que son mis mejores amigos! Estar con ellos todos los días hace que tengamos una conexión especial, y tenemos una muy buena relación. ¡Por supuesto que el sol no brilla todos los días! Pero los amo con todo mi corazón. Mi niño anfitrión más grande practica muchos deportes y es mi maestro. Aprendí mucho de él, ¡y también intento enseñarle algunas cosas! Es genial tenerlos en mi vida. Nunca perderé el contacto con ellos: me aseguraré de no hacerlo.

Lo más popular

Descubre más sobre Historias

A line drawing of a gumball machine

¿Quieres saber más?

Te contamos todo lo que necesitas saber para embarcarte en la aventura de tu vida como au pair en USA. ¡Viaja, aprende y crece con Cultural Care!

Saber más