• Historias
Publicado September 14, 2018

Yo fui una Au Pair, hoy soy…

Por Cultural Care Au Pair

Convertirse en un au pair es una forma segura de experimentar tanto el crecimiento como el desarrollo personal. Al fin y al cabo, casi todos los au pairs cuentan que, tras su experiencia en Estados Unidos, regresaron más independientes, más seguros de sí mismos y más listos que nunca para dar el primer paso en su carrera.

 

Para darte una visión de la experiencia au pair desde adentro, le hicimos unas preguntas a la exau pair alemana Eva Meyer. Con sólo 22 años, y después de vivir su experiencia au pair de un año, Eva ya está de vuelta en casa y dice que, a pesar de eso, todavía se siente “súper cerca y conectada con el viaje au pair”. A Eva le encanta hablar de lo que hasta ahora ha sido el “mejor año de su vida”, incluyendo lo que la inspiró a ser au pair, su desarrollo personal durante el tiempo en el extranjero y cómo su experiencia la convirtió en la persona que es hoy…

 

“Yo fui una au pair. Hoy no sólo soy una estudiante de negocios internacionales a tiempo completo, sino también líder de reuniones, embajadora y generadora de contenidos para Cultural Care Au Pair.”—Eva Meyer

 

P: Eva, ¿puedes contarnos cómo era tu vida antes de que decidieras convertirte en una au pair? 

R: Bueno, yo crecí en el sur de Alemania, en el campo, rodeada de muchos bosques, vacas y pueblos pequeños. Siempre tuve el deseo de pasar un tiempo en Estados Unidos. Había considerado la posibilidad de hacer un intercambio durante la escuela secundaria, pero me di cuenta de que el año au pair se adaptaba mucho mejor a mi personalidad y mi sueño de trabajar con niños.

 

P: ¿Qué fue lo que te ayudó a decidirte y ser una au pair? ¿Podrías contarnos la historia?

R: ¡Claro! Convertirme en una au pair fue una decisión que tomé incluso muchos años antes de tener la oportunidad y la edad para hacerlo. Siempre supe que sería una au pair cuando terminara la escuela secundaria. Otra muchacha de un pueblo cercano fue a Estados Unidos como au pair con Cultural Care y me informó un poco sobre la agencia. Poco tiempo después me puse en contacto con ellos, fui a la primera reunión (dos años antes de mi partida) y me sentí cómoda al instante. Me sentí apoyada durante todo el proceso de solicitud y matching; además, obtuve tantos consejos, sugerencias y recomendaciones útiles de la oficina en Berlín que me sentí bien preparada mucho antes de mi partida. Si miro atrás, me doy cuenta de que mientras esperaba en el aeropuerto de Frankfurt, lista para partir con otras 40 niñas que también dieron el valiente paso de mudarse al extranjero,  ¡me aguardaba el mejor viaje de mi vida!

 

P: ¿Puedes contarnos algo de tu experiencia au pair?

R: Coincidí con una familia maravillosa que vivía en Pacific Palisades, una ciudad súper adorable de Los Ángeles, California. Lo sé, ¡tuve mucha suerte! No sólo la ubicación era hermosa, mi familia anfitriona era la mejor de todas, y eso es lo más importante. Cuidé de 3 niños encantadores y súper activos de entre 3 y 7 años. Pasé un tiempo increíble con mi primera familia, ¡tanto así que no pude regresar a casa después de los primeros 12 meses! Por eso decidí extender mi viaje y aproveché la oportunidad para experimentar cómo es estar con una familia diferente en la otra punta del país. Tras una despedida desgarradora, me mudé (con tres maletas repletas) a la Costa Este, a Pound Ridge, Nueva York, que desafortunadamente resultó no ser la mejor opción. Poco tiempo después de llegar allí, encontré a otra familia que también vivía al norte de Nueva York, con tres niños. Fui a por la revancha  y pasé otros 8 meses allí con mi nueva familia. Al final, estaba muy contenta por haber ampliado mi estancia, aunque las cosas no salieron como las planeé en un principio. ¡Supongo que así es la vida! Antes de visitar a mi primera familia en California, viajé sola por Estados Unidos durante dos semanas. Luego volé a casa, a Múnich.

P: ¿Cómo fue que convertirse en una au pair en Estados Unidos? ¿Cuál fue el cambio más importante?

R: ¡Recuerdo haber pensado que todo era muy GRANDE! Probablemente haya sido ese el cambio más importante de todos. Recuerdo que durante el primer viaje en el auto de mi familia anfitriona me caí del auto. ¡Pero me encantó todo desde el primer segundo! Adoré el período en la escuela de entrenamiento, el viaje a la ciudad de Nueva York y, claro, conocer a mi familia anfitriona. Estaba muy nerviosa pero también muy contenta cuando los vi esperándome en el aeropuerto, todos vestidos con un cartel de bienvenida. Después de pasar sólo dos días en la casa de mi familia anfitriona, fuimos de vacaciones con otras 3 familias; cada una con 3 o más niños. Fue algo difícil estar rodeada por tantos niños, pero también fue muy divertido. Por momentos sentía que el verano era un desafío, porque todo era tan nuevo: los niños intentan poner a prueba tus límites y construir una relación lleva un tiempo… ¡pero eso es súper normal! ¡Sólo seguí intentando y di lo mejor de mí! A mi madre anfitriona se le ocurrió la mejor de las ideas: me invitó a pasar unas “noches de cita” con cada uno de mis niños anfitriones por separado, para que tengamos así un momento especial para el vínculo. Entonces cada niño y yo salíamos a cenar en bicicleta y luego tomábamos un helado. A los niños les encantaba, y yo todavía recuerdo esas noches porque eran especiales.

 

P: ¿Qué fue lo más gratificante de ser una au pair?

R: Definitivamente, lo más gratificante de ser una au pair fue todo el amor que sentí. No sólo de las familias con las que viví, sino también de mis nuevos amigos de todo el mundo y de mis amigos y familiares de mi propio país. Es agradable la experiencia de sentir que los niños confían en ti y te respetan. Adoré cada abrazo de mis niños anfitriones. Me encantaba acurrucarme con ellos en el sofá y leerles libros. Tu corazón se derretirá cuando te digan cuánto te aman por primera vez. Y es algo absolutamente increíble tener otra familia. O afortunadamente como en mi caso, ¡que encontré dos familias!

P: ¿Cómo te benefició tu experiencia au pair?

R: Siento que soy un buen modelo de cuáles son los beneficios de ser una au pair. Para empezar, he conocido a dos familias increíbles con las que sigo en contacto. Una de ellas me visitó recientemente; la otra lo hará, con suerte, el próximo año. Además, conocí muchos amigos increíbles de todo el mundo. Hace poco visité Londres con una amiga francesa, a quien conocí durante mi tiempo de revancha . También sorprendí a una amiga en Austria, a quien había conocido en Nueva York cuando volvió a casa tras su año au pair. Ahora iré a Croacia por segunda vez en el año, con mi mejor amiga, a quien conocí en Los Ángeles. ¡Tengo tantos lugares para visitar! Tengo amigos en Alemania, Inglaterra, Suiza, Austria, Italia, España, Australia, Suecia, Brasil, México, Canadá y más. A todos los conocí durante mi tiempo como au pair. ¿No es asombroso?

 

Otro aspecto por el que estoy muy agradecida es el componente educativo del programa au pair. Gracias a las clases que a las que asistí en la escuela universitaria de Santa Mónica, en UCLA y en Manhattanville College, me aceptaron en una universidad que originalmente estaba por encima de mi GPA. Es donde ahora estudio Negocios Internacionales. ¡Y me encanta!

 

Además, soy Embajadora de Cultural Care para nuevos au pairs: los guío antes de su partida, les comparto consejos útiles y les asesoro si necesitan ayuda adicional. Por otra parte, también soy Líder de Reuniones. Organizo reuniones donde presento el programa y los requisitos para ser au pair a los posibles nuevos au pairs. También les entrevisto, de esa forma tengo la posibilidad de adquirir mucha experiencia en emplear o contratar, ¡una gran ventaja para mis estudios!

 

Me encanta el hecho de que el programa Au Pair no es algo que haces y cuando terminas te desentiendes de él. Tienes que pensar fuera de la caja  y considerar todas las oportunidades que el programa au pair te ofrece, porque es entonces cuando verdaderamente te convertirás en un ciudadano del mundo.

 

P: ¿Cómo tu experiencia au pair ha influido en lo que haces ahora?

R: Me ha inspirado por completo, y también me ha guiado para que me convierta en lo que soy hoy. Antes de mi viaje au pair, no tenía ninguna idea de lo que haría luego. Como muchos otros, esperaba descubrirlo durante mi año. Afortunadamente lo logré.

 

P: ¿Cuáles son los mayores desafíos y éxitos desde que regresaste a casa?

R: Sin dudas el mayor desafío fue adaptarte nuevamente a Alemania. No hay estaciones de gas 24/7, no hay tiendas abiertas los domingos, no hay playas cerca, autos más pequeños, no hay enormes centros comerciales, etc. ¡Otro desafío fue renunciar a viajar barato! Durante mi año au pair, solía tomar aviones para visitar diferentes ciudades durante el fin de semana. Desde que volví, ahorro cada centavo para mis estudios. Por lejos, mi mayor éxito fue que me aceptaran en mi programa de estudio. La clase que elegí en UCLA fue mi “tarjeta de entrada”. ¡Todavía estoy súper emocionada por ello!

 

P: ¿Qué te depara el futuro?

R: Gracias al aspecto internacional de mis estudios, debo completar no sólo una práctica en el extranjero sino también hacer un semestre en el extranjero. Estoy pensando en alguno de los países escandinavos. Además, quiero viajar tanto como pueda. En mi lista, definitivamente están Australia, Viena y Suiza, París, Inglaterra y Nueva Zelanda, porque… adivinen qué: ¡en todos esos lugares tengo amigos a los que conocí durante mi año au pair!

 

P: ¿Qué le dirías a alguien que está considerando la posibilidad de convertirse en un au pair?

R: ¡Que lo haga! Si ya estás considerando convertirte en un au pair y no decides dar ese paso, te arrepentirás por siempre. Sé que es un gran paso y que se necesita mucha valentía, pero confía en mí: estarás absolutamente orgulloso y agradecido. Vivir en el extranjero te brindará muchas oportunidades, grandes posibilidades, amigos para toda la vida, un hogar lejos de tu hogar y una segunda familia. ¡Te deseo todo lo mejor!

Cultural Care Au Pair
Cultural Care Au Pair

¡Somos Cultural Care Au Pair! Creemos que el intercambio cultural hace del mundo un lugar mejor, por lo que nuestra misión de vida es ayudar a los au pairs a tener experiencias enriquecedoras en Estados Unidos. Cuando no estamos ayudando a au pairs a viajar, aprender, crecer y vivir la experiencia de su vida en USA, probablemente estemos comiendo chuches de todas partes del mundo y bebiendo muchas tazas de café.

Lo más popular

Descubre más sobre Historias